¡Botas, botas, botas!


Seguramente, el invierno sea la época más difícil del año para poder compaginar la comodidad del calzado con la seguridad de que el pie no se te va a mojar o, en su defecto, de que el frío te haga perder algún dedo por el camino. Seguir leyendo